Tiempo de Lectura: 9 minutos

Aglaonema: Guía Esencial para el Cuidado y Mantenimiento

La aglaonema es una planta ornamental popular por su belleza y facilidad de mantenimiento, lo que la convierte en una excelente elección para los entusiastas de las plantas de interior.

Originaria de los bosques húmedos de Asia, se ha extendido en popularidad gracias a su resistencia y capacidad para adaptarse a distintos entornos.

Con una rica variedad de colores y patrones en sus hojas, la aglaonema se ha ganado un lugar destacado en hogares y oficinas.

Aglaonemas

Todo sobre los cuidados de las Aglaonemas

Para que nuestras aglaonemas prosperen, es crucial proporcionarles la iluminación adecuada, aunque son conocidas por su capacidad de tolerar niveles bajos de luz.

La clave de su cuidado radica en encontrar el equilibrio del riego y asegurarse de que el sustrato permita un buen drenaje, elementos esenciales para prevenir problemas comunes como la pudrición de raíces.

Asimismo, es importante tener en cuenta sus necesidades nutricionales. Aportar abono periódicamente promoverá un crecimiento saludable y fomentará la vitalidad de sus hojas.

Al cultivar aglaonema, también es esencial tener presente que, aunque su manipulación es segura, pueden ser tóxicas si se ingieren.

Por ende, es recomendable ubicarlas fuera del alcance de niños pequeños y mascotas.

Si se desea multiplicar nuestra colección, pueden propagarse fácilmente mediante la división del cepellón o el enraizamiento de esquejes, practicando técnicas sencillas de jardinería.

Caracteristicas principales de esta planta

  • La aglaonema se caracteriza por su variedad y adaptabilidad a diferentes condiciones de luz.
  • Un riego equilibrado y un sustrato con buen drenaje son cruciales para su cuidado.
  • Aunque son seguras al tacto, la aglaonema puede ser tóxica si se ingiere, por lo que se deben tomar precauciones.

Historia y Origen

Nos centramos en la fascinante historia y los orígenes del género Aglaonema, que se ubica dentro de la diversa familia Araceae y comprende una variedad de especies nativas del continente asiático.

Familia Araceae

Aglaonema es un miembro distinguido de la familia Araceae, un grupo que contiene géneros ampliamente conocidos como Anthurium y Philodendron.

Estas plantas son reconocidas principalmente por su adaptabilidad y la facilidad con la que crecen en diversos ambientes, desde las selvas tropicales húmedas hasta los hogares y oficinas de todo el mundo.

Asia y Variedades Nativas

Originario de Asia, Aglaonema se encuentra principalmente en las selvas tropicales húmedas del suroeste del continente, desde Bangladés hasta Filipinas, pasando por el norte y sur de China.

En estas regiones se pueden hallar diversas variedades nativas que han evolucionado para adaptarse a las condiciones de sombra y humedad del sotobosque.

Específicamente, algunas especies han ganado popularidad por su uso ornamental y adaptabilidad como plantas de interior.

Aglaonemas cuidados

Tipos y Variedades

En nuestro recorrido por las variedades de Aglaonema, nos encontramos con una amplia gama de cultivares y patrones de variegación.

Cultivares Coloreados

En el mundo de las Aglaonemas, la paleta de colores es asombrosamente variada.

Algunos de los cultivares más llamativos incluyen:

  • Aglaonema ‘Siam Aurora’: característica por sus hojas rojizas.
  • Aglaonema ‘Silver Queen’: donde predomina un verde plateado elegante.
  • Aglaonema ‘Red Siam’: se distingue por incorporar tonos intensos de rojo.
  • Aglaonema ‘Cutlass’: presenta hojas verdes con bordes plateados.

Cada cultivar tiene su propio encanto y atractivo dependiendo del color que resalta en sus hojas, ya sea rojo, plateado o diferentes matices de verde.

Patrones de Variegación

Los patrones de variegación en las Aglaonemas realzan su belleza, ofreciendo contrastes que capturan la vista. Aquí hay algunos ejemplos destacados:

  • Aglaonema ‘Silver Queen’: visible en sus hojas verdes con vetas de color blanco plateado.
  • Aglaonema ‘Pink Dalmata’: reconocible por sus manchas rosas sobre un fondo verde claro.

A bright room with indirect sunlight shining on a vibrant Aglaonema plant. The leaves are glossy and variegated, casting soft shadows on the surrounding surfaces

Entender la iluminación adecuada es esencial para mantener las plantas de Aglaonema saludables. Nos enfocaremos en cómo la luz directa e indirecta afecta a estas plantas, y las ubicaciones más apropiadas para su plantación.

Luz Directa e Indirecta

Las Aglaonemas requieren una exposición de luz que evite los extremos.

Aunque son plantas tolerantes, la luz directa puede ser perjudicial para sus hojas, causando quemaduras y una decoloración no deseada.

Por otro lado, una luz indirecta brillante es ideal para realzar su follaje y promover un crecimiento saludable.

En casos de luz demasiado tenue, las Aglaonemas pueden sobrevivir, pero su crecimiento se verá limitado y sus colores pueden volverse menos vibrantes.

Ubicaciones de Plantación Adecuadas

Al elegir un lugar para nuestras Aglaonemas, debemos considerar cuidadosamente la intensidad y duración de la luz que recibirán.

Las ubicaciones óptimas dentro de un espacio interior son aquellas donde la luz natural es:

  • Moderada: La planta debe estar en una habitación con luz natural pero sin sol directo.
  • Filtrada: Si está cerca de una ventana, que sea a través de una cortina translúcida que suavice la intensidad del sol.

Cuidado y Mantenimiento

Al cuidar de la Aglaonema, es fundamental que prestemos atención a la correcta administración del riego y la humedad ambiental, así como a mantener una temperatura adecuada.

Riego y Humedad

Al regar nuestra Aglaonema, debemos garantizar que el suelo se mantenga húmedo, pero no saturado.

Es aconsejable dejar que la capa superior del suelo se seque entre riegos.

  • Verano y Primavera: Riego frecuente, permitiendo que la tierra se seque ligeramente entre riegos.
  • Otoño e Invierno: Riego moderado, reducir la frecuencia para evitar exceso de agua.

El nivel de humedad ideal para nuestra Aglaonema oscila entre el 40% y 60%.

Si nuestro ambiente es seco, podemos aumentar la humedad con un humidificador o colocando un recipiente con agua cerca de la planta.

A hand gently wipes the glossy leaves of an Aglaonema plant with a damp cloth, removing dust and maintaining its vibrant green color

Temperatura Ideal

Nuestra planta Aglaonema prospera con temperaturas estables que se sitúen entre 18°C y 25°C.

Es vital protegerla de corrientes de aire frío y de temperaturas inferiores a los 16°C, especialmente durante el invierno.

Una temperatura constante favorecerá la salud y el desarrollo óptimo de la planta.

Sustrato y Replantado

Al hablar de aglaonemas, es importante enfocarnos en la calidad del suelo y las condiciones de drenaje que favorezcan su óptimo desarrollo.

Nos aseguraremos de que el sustrato proporcione los nutrientes necesarios y el replantado se realice en el momento adecuado para prevenir que la planta se sienta confinada.

Calidad del Suelo

El sustrato para aglaonemas debe ser rico en nutrientes y permitir una correcta aireación de las raíces.

Nosotros preferimos una mezcla de tierra para macetas con perlita o vermiculita en una proporción 70/30.

La perlita aumenta la porosidad del suelo, mejorando la aireación y la retención de humedad sin provocar encharcamientos.

Es relevante mencionar que un suelo adecuado es vital para el crecimiento saludable de la planta.

Drenaje y Macetas

La maceta ideal para una aglaonema debe tener agujeros de drenaje suficientes para evitar el estancamiento de agua, el cual podría causar la pudrición de las raíces.

Sugerimos verificar regularmente que los agujeros no se obstruyan.

Al detectar señales de que la planta se ha vuelto rootbound, es decir, sus raíces llenan completamente la maceta y se enredan o asoman por los agujeros del drenaje, es el momento adecuado para replantar.

Generalmente, este procedimiento se realiza cada dos años, pero dependiendo del crecimiento de tu aglaonema, puede requerirse antes.

Cuando replantes, elige una maceta que sea de 2 a 4 cm más grande en diámetro que la actual.

Luego, coloca una capa de grava o arlita en el fondo para mejorar el drenaje antes de añadir el nuevo sustrato y ubicar la planta.

Enfermedades Aglaonemas

Nutrición Vegetal

Antes de sumergirnos en las prácticas específicas de nutrición vegetal para la Aglaonema, es importante reconocer la vitalidad de la fertilización adecuada y el control de las sales en el suelo.

Fertilización Adecuada

Para asegurar una nutrición balanceada, recomendamos utilizar fertilizante para plantas de interior durante los meses de primavera y verano, cuando la Aglaonema está en su fase de crecimiento activo.

La dosis adecuada generalmente es una solución diluida al 50% de la recomendación del fabricante, aplicada cada dos semanas.

Es esencial optar por un fertilizante que proporcione una variedad de nutrientes esenciales, incluyendo nitrógeno, fósforo y potasio.

  • Nitrógeno (N): imprescindible para el crecimiento del follaje.
  • Fósforo (P): fomenta el desarrollo de raíces y flores.
  • Potasio (K): clave para la salud general y la resistencia de la planta.

Control de Sales en el Suelo

El control de las sales en el suelo es crucial para evitar la acumulación de minerales tóxicos que pueden dañar las raíces de la Aglaonema.

Durante los meses de invierno, es aconsejable reducir la frecuencia de fertilización, ya que el crecimiento de la planta disminuye y hay menor necesidad de nutrientes.

Una vez cada mes o cada dos meses suele ser suficiente.

Para prevenir la acumulación de sales, recomendamos regar la planta con abundante agua periódicamente, lo que ayuda a lixiviar (o lavar) las sales del suelo.

Problemas y Enfermedades

Antes de entrar en detalle, es indispensable reconocer que nuestras aglaonemas pueden sufrir tanto de enfermedades como de infestaciones de plagas.

Las enfermedades comunes involucran a varios hongos que pueden provocar síntomas como hojas amarillas y pudrición de raíces debido a riegos excesivos.

En cuanto a plagas, estamos atentos a la presencia de mealybugs, araña roja y otros insectos que pueden comprometer la salud de la planta.

Enfermedades Comunes

  • Antracnosis: Ocasiona lesiones en las hojas y puede ser identificada por manchas de agua que se oscurecen con el tiempo.
  • Pudrición de Raíces (Pythium spp. y Erwinia spp.): Esta enfermedad es a menudo consecuencia de un riego excesivo. Se manifiesta cuando las raíces adquieren un color marrón oscuro y una textura suave.

Infestaciones de Plagas

  • Cochinillas harinosas (Mealybugs): Generan masas algodonosas en los espacios donde se acumulan, principalmente debajo de las hojas y en los nudos.
  • Ácaros Araña Roja (Spider Mites): Estos minúsculos arácnidos tejen telarañas finas y suelen decolorar las hojas, dándoles un aspecto moteado.

Para mantener la salud de nuestras aglaonemas, es clave proveer un drenaje adecuado, así como realizar inspecciones regulares para detectar y tratar a tiempo cualquier enfermedad o plaga.

Una planta de Aglaonema marchita rodeada de plagas y moho

Toxicidad y Precauciones

En nuestra discusión sobre la Aglaonema, es vital destacar su toxicidad.

Aunque esta planta es apreciada por su belleza, su manejo debe hacerse con cuidado debido a su potencial tóxico cuando es ingerida tanto por mascotas como por humanos.

Toxicidad para Mascotas e Humanos

Aglaonema contiene cristales de oxalato de calcio, que pueden ser irritantes para la boca y el tracto gastrointestinal.

En caso de ingestión, puede causar síntomas como dolor oral intenso, dificultad para tragar y náuseas.

Esto es aplicable tanto para mascotas (perros y gatos) como para humanos, especialmente niños pequeños que tienden a llevarse objetos a la boca.

Es importante mantener las hojas de la planta fuera del alcance de los animales y los niños.

Para Mascotas:

  • Perros y Gatos:
    • Síntomas: Salivación excesiva, vómito, dificultad para tragar.
    • Acción: Evitar el acceso a la planta y consultar de inmediato al veterinario si se sospecha ingestión.

Para Humanos:

  • Niños:
    • Síntomas: Ardor en la boca, inflamación de los labios, vómito, diarrea.
    • Acción: Buscar atención médica de inmediato en caso de ingestión.
Propagación y Cultivo de las Aglaonemas

Propagación y Cultivo

En el cultivo de Aglaonema, aseguramos nuestro éxito concentrándonos en métodos de propagación eficientes y brindando cuidados específicos después del proceso.

Nuestro objetivo es crear condiciones óptimas que favorezcan el enraizamiento y crecimiento.

Métodos de Propagación

La propagación de Aglaonema se puede realizar de manera sencilla a través de dos métodos principales: esquejes de tallo y división de raíces.

Para los esquejes de tallo, seguimos estos pasos:

  1. Seleccionamos un tallo sano.
  2. Cortamos un segmento de unos 10 cm de longitud.
  3. Plantamos el esqueje en una mezcla adecuada de tierra.

Por otro lado, la división involucra estos pasos:

  1. Extracción cuidadosa de la planta madre.
  2. Sección de la masa radicular en varias partes.
  3. Replantación de las divisiones, asegurando suficiente espacio en nuevos contenedores.

Cuidados Post Propagación

Una vez propagada la Aglaonema, es vital ofrecer cuidados que apoyen su aclimatación y desarrollo:

  • Riego: Mantenemos la tierra constantemente húmeda pero evitamos el encharcamiento.
  • Espacio: Proporcionamos un ambiente con espacio adecuado para el nuevo crecimiento.

Una vibrante planta Aglaonema se encuentra en una habitación luminosa y aireada, con la luz del sol entrando por la ventana, proyectando suaves sombras sobre sus exuberantes y abigarradas hojas.

Consejos Adicionales

Antes de sumergirnos en los detalles específicos, es esencial reconocer que la elección correcta de la maceta y la ubicación adecuada son fundamentales para el crecimiento sano de las Aglaonemas.

Elección de Maceta y Ubicación

Elección de Maceta:
Al seleccionar la maceta para tu Aglaonema, debemos considerar el tamaño que alcanzará al madurar.

Generalmente, las Aglaonemas prefieren un espacio limitado, por lo que una maceta ligeramente más grande que el cepellón es ideal.

Asegúrate de que la maceta tenga un buen drenaje para evitar el exceso de agua, lo cual podría llevar a la pudrición de la raíz.

  • Material de la maceta: Los materiales porosos como la terracota son excelentes, ya que permiten una mayor transpiración del suelo y ayudan a prevenir la acumulación de humedad.
  • Tamaño: Selecciona una maceta que sea 2-3 cm más grande que la actual para permitir el crecimiento.
  • Drenaje: Escoge macetas con agujeros en el fondo para facilitar el drenaje del agua.

Ubicación:
Para nuestras Aglaonemas, encontrar un lugar con luz indirecta es crucial.

Aunque ciertas variedades, como la Aglaonema de venas rojas o la Aglaonema rosa, pueden tolerar y de hecho beneficiarse de ubicaciones más luminosas.

Evita colocar la planta en luz solar directa, pues podría quemar sus hojas.

  • Iluminación balanceada: Busca áreas donde la luz natural sea difusa pero constante.
  • Humedad: Los baños, donde la humedad es más alta, pueden ser un lugar idílico para ciertas variedades de Aglaonema que disfrutan de un ambiente más húmedo.
  • Evitar corrientes de aire: Coloca tu planta en un área libre de corrientes de aire y lejos de fuentes de calor directo.

Preguntas Frecuentes

Nos centraremos en resolver algunas de las dudas más comunes sobre la Aglaonema, proporcionando información precisa y útil para su cuidado y mantenimiento.

Para mantener nuestra Aglaonema saludable, necesitamos asegurarnos de que reciba luz indirecta moderada.

También, debemos evitar el exceso de riego permitiendo que la tierra se seque ligeramente entre riegos y mantenerla en un clima cálido alejado de corrientes de aire frío.

La Aglaonema aporta beneficios estéticos gracias a sus variados colores y patrones, a la vez que mejora la calidad del aire.

Además, filtra contaminantes y aumenta la humedad ambiental, lo que contribuye a crear un entorno más agradable.

La Aglaonema suele florecer en los meses de verano, aunque su floración no es particularmente llamativa en comparación con su follaje decorativo.

Al crecer, la Aglaonema puede alcanzar una altura de hasta 90 cm, dependiendo de la variedad y las condiciones de cuidado que le brindemos.

Podemos propagar la Aglaonema eficazmente mediante la división de la planta durante el trasplante o a través de esquejes de tallo.

Asegúrate de que cada sección tenga suficientes raíces o nodos para un nuevo crecimiento.

Entre las variedades más populares de Aglaonema se encuentran la ‘Silver Queen’ con sus matices plateados. También está la ‘Red Siam’ por su follaje de tonos rojizos y la ‘María’ por su resistencia y facilidad de cuidado.

Compartir esta publicación:
Tienda de plantas online
10% de descuento en tu primera compra!

Suscribete a nuestro #UrbangreenClub y recibe tu cupón de descuento para tu primera compra! 

Formulario de Suscripción

Plantas en rebajas
Ultimos post
Guías de cuidados
Carrito de compra