Una de las plantas más utilizadas para decorar las casas es la alocasia, la cual se caracteriza por la belleza de sus hojas y su práctico tamaño. Asimismo, al ser una planta muy resistente es fácil de cuidar. Sus orígenes se remontan a Sri Lanka en la India, pero también son plantas que crecieron en un momento en Asia y Australia. Son conocidas también como alocasia oreja de elefante. ¿Buscas decorar con  plantas que sean voluminosas? Entonces quédate y sigue leyendo para que conozcas más acerca de esta.

Esta planta se caracteriza por sus hojas, que son en su interior de color verde. Estas tienen una forma de flecha que se acompañan con nervios muy marcados. Los mismos, pueden llegar a medir un metro. Su tallo carnoso y grueso es perteneciente a la familia de las aráceas como la zamioculca y puede crecer durante tres años. Esta llega a los cinco metros de altura, por lo cual, requieres de un espacio amplio para cuidarlas. ¡Continúa leyendo y aprende como la alocasia puede formar parte de tu decoración!

Guía de cuidados de la Alocasia

Alocasia cuidados

Tipos de Alocasias

¿Sabías que los tipos de alocasia se componen por más de 70 especies? ¡Así es! Y cada una de ellas se caracteriza por sus alargadas y enormes hojas. Por ello, te dejamos las más destacadas entre tantas y que, además, podrían ajustarse a cualquier tipo de decoración:

Alocasia wentii

La alocasia wentii posee grandes hojas -y por ser una de las plantas más pequeñas de los tipos de alocasia-, es una de las más utilizadas para agregarla en decoraciones. Sus hojas tienen unas manchas de color blanco grisáceo y las mismas hojas son jaspeadas.

Alocasia Wentti

Alocasia zebrina

La alocasia zebrina, es muy especial gracias a que sus hojas son más pequeñas, teniendo tallos más largos. Es más lisa en forma de escudo o flecha y con manchas que hacen alusión al lomo de las cebras. Se destaca por su hermoso tallo, lo cual la hace única para cualquier tipo de decoración.

Alocasia zebrina

Alocasia amazónica

La alocasia amazónica es uno de los tipos más pequeños, y sus hojas se caracterizan por ser de color verde intenso. Además, resalta por tener un aspecto encerado y tener pequeñas salpicaduras blancas. 

Alocasia Amazonica

Alocasia black velvet

La alocasia black velvet se destaca por tener los tallos más cortos que las demás, asimismo, sus hojas también suelen ser más redondeadas. Las mismas, tienen un color de verde oscuro, casi negro, además, de una textura que puede definirse como aterciopelada. ¡Pero cuidado! Debes saber que sus hojas son venenosas, por lo cual, no es recomendable tenerlas cerca de las mascotas.

Alocasia-black-velvet

Alocasia nébula

La alocasia nébula es uno de los tipos de alocasia que podrás encontrar por sus particulares hojas, con una textura y colores difíciles de encontrar. Con color en tono de gris claro y un grueso follaje, este es uno de los tipos más extraños. 

Alocasia Nebula

¿Cómo cuidar a tu Alocasia?

En su mayoría, todos los tipos de alocasia tienen cuidados similares. No obstante, siempre es importante comprobar el tipo que tienes para conocer sus cuidados específicos. En general, los cuidados que deben tener son los siguientes:

      • Mantén siempre la tierra húmeda, pero nunca empapada. Así que asegúrate de que el exceso de agua se expulse por los orificios de la maceta. Durante el invierno es recomendable reducir el riego, para evitar que las raíces se pudran.

      • Ubica la planta siempre en un sitio donde pueda percibir la luz brillante indirecta, durante todo el día. Pues si la colocas debajo de la luz directa, corre el riesgo de que el follaje se queme.

      • Mantén tu alocasia lejos de corrientes de aire frías, como ventanas, aires acondicionados o fugas y de temperaturas elevadas de 60F.

      • Al momento de regar la planta siempre es recomendable rotarla para que esta crezca desviada.

      • La alocasia es un tipo de planta que se considera pesada, es decir, requiere más nutrientes que otras plantas. Por lo cual, es recomendable utilizar un fertilizante adecuado.

    Mantener tu Alocasia saludable 

    Para mantener tu alocasia saludable no requiere de mucho trabajo, únicamente conocer los cuidados adecuados para este tipo de plantas. Por ello, te presentamos las siguientes recomendaciones a tomar en cuenta:

        • Para mantener una humedad alta y mantener lejos de la alocasia los ácaros y demás plagas, se recomienda rociar con un spray de agua sus hojas.

        • Evita que la planta reciba luz directa, pues como sabes, esta es una planta de interiores y al recibir luz solar podría ocasionar un calor en exceso.

        • Comprueba a diario si la tierra de la planta se encuentra húmeda. En caso de no ser así, debes colocarle agua en la capa superior, permitiendo que la misma absorba dicha agua antes de agregarle más.

        • Mantén las hojas de la alocasia limpias, de forma que, quites el polvo y estas, puedan llevar de una manera correcta el proceso de la fotosíntesis.

      Problemas comunes de Alocasia y cómo solucionarlos 

      Entre los problemas comunes que se pueden presentar en estas plantas encuentras los siguientes:

      Hojas caídas

      Este tipo de problema puede ser ocasionado por diversas causas, como lo son:

          • Poca luz.

          • Plagas.

          • Escasez de los nutrientes en el suelo.

          • Riego insuficiente o excesivo.

        Para solucionar este problema, en primer lugar debes verificar el estado de la planta y la zona en donde la tienes ubicada. De forma que, puedas colocarla en un sitio donde reciba más luz indirecta o reajustar el programa de riego.

        Las plagas

        Las alocasia son propensas a padecer diversos tipos de plagas, por lo cual, se recomienda pulverizar la planta con regularidad. De esta forma, se evita la sequedad de la misma, que es la principal causa de la aparición de plagas. Asimismo, puedes mantener las hojas libres de polvo, usando agua jabonosa o aceite de Neem para solucionar el problema.

        Hojas amarillas

        Las hojas amarillas en la alocasia pueden aparecer en las hojas inferiores de la planta, lo que quiere decir, que estas ya cumplieron su ciclo de vida. Por lo cual, no pasa nada si retiras las mismas. Pero en otros casos este problema puede presentarse por riego en exceso ocasionando hongos en la alocasia. Estas pueden percibirse en la hoja de color amarillo, negro o marrón oscuro.

        Para solucionar este problema tan solo se debe contar con suelos de drenaje adecuado y aireación, de forma que no se encharque la planta. Pues esta planta es sensible al exceso de sustrato. En caso de estar infestada debes separarla de las otras plantas y utilizar un fungicida comercial.

        La Alocasia no crece

        Este problema puede ocurrir por diversas causas, como por ejemplo, sobreexposición a la luz solar. Así como también riego insuficiente o excesivo, o estrés por temperaturas o falta de humedad. El uso de sustratos incorrectos o fertilizantes en exceso o que la planta tenga alguna plaga, también son causas para que la alocasia no crezca.

        Para solucionar este problema solo debes estar al pendiente de los cuidados necesarios y la rutina de los mismos. Pues en caso de hacer o aplicar algo incorrecto, la planta dará señales de ello.

        ¿Cómo abonar tu Alocasia?

        En el periodo primaveral, es cuando se recomienda abonar la alocasia, ya que es en este tiempo cuando empieza el rebrote. Por lo cual, se debe abonar con frecuencia usando un abono que sea orgánico. Durante la etapa de crecimiento cada dos semanas es lo recomendable. Pues al entrar en reposo, la planta no puede consumir tanto fertilizante por la época de invierno. Por lo que, si la planta se ralentiza, lo ideal es alimentarla una vez por mes hasta la siguiente primavera.

        ¿Cómo trasplantar a tu Alocasia?

        Para empezar, lo que debes hacer es encontrar una maceta más grande. La misma debe contar con sus respectivos orificios de drenaje. El tamaño de la maceta también dependerá mucho del tipo de alocasia que poseas. A su vez, se recomienda trasplantarla durante la primavera, y en un periodo de cada dos años, ya que de esta forma, crecerá mejor.

        Se debe colocar una cantidad adecuada de abono para enriquecer la tierra donde se va a trasplantar. Luego, con cuidado de no maltratar el tubérculo, se debe colocar la planta en la maceta elegida para ello y finalmente debes regarla esperando que la tierra absorba el agua para agregar más. 

        Alocasias hojas amarillas

        Cómo propagar tu Alocasia 

        Existen dos métodos de propagación de tu alocasia. No obstante, uno de los detalles más importantes es siempre realizarlo en las épocas de primavera o verano.

        Propagación de la alocasia por rizomas

        Al sacar la planta de la maceta podrás percatarte de los rizomas de la misma, por lo cual, se recomienda sacarla con mucho cuidado para evitarle el estrés a la planta. Debes quitar también el sustrato y verificar qué parte de la planta vas a eliminar, siempre y cuando dejes mínimo dos hojas y el sistema de raíces para que el mismo pueda sostenerse solo.

        Luego debes separar el rizoma de la planta principal con mucho cuidado y ayuda de algún implemento para cortar -en caso de que las raíces estén muy conectadas-. Después debes preparar la nueva maceta con sustrato, humedecerlo y realizar un orificio en donde quepa la alocasia. Finalmente, pasas a colocar la planta, presionando suavemente y regando otra vez.

        Propagación de la alocasia por agua

        Este método es utilizado mayormente para esquejes que no tienen raíces todavía, no obstante, es una forma diferente y decorativa para cultivar la alocasia en el interior. Para ello, debes empezar por limpiar la tierra que tiene en sus raíces y buscar un recipiente adecuado para colocarlas. Luego de llenarlo con agua debes dejarlo al menos unas 24 horas para que se elimine la cloramina o el cloro.

        Finalmente, solo debes sumergir las raíces y mantenerlo en un lugar en donde no le pegue la luz solar directamente. En caso de que el agua se evapore, solo debes rellenarlo. Por otro lado, para la aparición de las algas solo debes cambiar el agua y colocarle fertilizante líquido para plantas de interior. Esto ayuda a la estimulación del crecimiento.

        Plagas y enfermedades comunes de Alocasia y cómo controlarlos 

        Entre las enfermedades que pueden presentarse comúnmente en la alocasia, puedes encontrar:

        Los Ácaros

        Estos se presentan en la planta en forma de pequeños puntos amarillos, y con telarañas presentes en el dorso de la hoja. Estos crecen con rapidez, por lo cual, para combatirlos debes rociar las hojas con aceite de neem una vez por semana. Al crecer bien en entornos secos, debes rociar las hojas con agua con regularidad y mantener una humedad por arriba del 60%.

        El hongo gris

        Este se manifiesta con grandes manchas marrones en las hojas de la planta, además, debido a la humedad alta, puede llegar a ocasionar esporas y moho con textura polvorienta. Para combatir esta enfermedad se debe rociar con un fungicida y quitar las hojas afectadas. Esta se puede dar en entornos de gran humedad.

        La enfermedad de mosaico

        Se presenta en forma de mosaico en las hojas y pueden llegar a crecer flores pequeñas. Por ello, es fundamental mantener los implementos de poda desinfectados, ya que este tipo de virus suele contagiarse por medio de los mismos.

        La pudrición bacteriana suave

        Esta suele aparecen debido al exceso de humedad en el suelo, viéndose afectadas zonas como los tallos de las hojas, y los tallos de las flores. Si lo detectas a tiempo, lo que puedes hacer es rociarlo con bactericida. Pero en aquellos casos más avanzados te debes deshacer de la planta. Por ello, la clave es evitar el exceso de riego y tener una buena circulación de aire.

        Cómo decorar con Alocasias 

        Decorar con alocasia, es bastante sencillo, pues de acuerdo al tipo de tu preferencia solo debes ubicarla en una zona estratégica. Como por ejemplo, puertas de adentro o un espacio amplio y abierto. Pues muchas de ellas crecen hasta 5 metros de altura. Por lo que deben estar en un sitio adecuado y que les dé la luz del sol indirectamente. Asimismo, se debe tener cuidado con mascotas y niños, ya que esta planta es tóxica.

        Consejos y trucos para cuidar a tu Alocasia

            • Mantén la alocasia en temperaturas entre los 20 y los 28 grados y evita temperaturas por debajo de 10 grados.

            • Mientras más luz indirecta mejor, pues la luz solar directa puede quemar sus hojas.

            • Límpiala con un paño y quítales siempre el polvo.

            • Utiliza con ella un sustrato drenado, ligero y mezclado con arena sin ácido.

            • Mantén un nivel de humedad constante pero sin excederte con el riego de la planta.

            • Trasplantarla cada dos años durante la primavera ayuda a que crezca mejor y más saludable.

          Como ves existen diferentes tipos de alocasia, adecuándose a cada gusto y estilo de decoración. Esta increíble y versátil planta es la que no debe faltar si tienes poco tiempo para cuidar plantas. Pues es fácil y sencillo que mantener, de forma que tu casa se mantenga con estilo y utilizando plantas de verdad.

          ¡Comparte este articulo con tus amigos!

          Facebook
          Twitter
          LinkedIn
          WhatsApp
          Telegram
          Pinterest
          Deja una respuesta

          Carrito de la compra

          0
          image/svg+xml

          No tienes ningún producto en tu carrito

          Seguir comprando