Envío gratuito a partir de 49,00€ (sólo válido en la península)

¡Bienvenidos al maravilloso mundo de las plantas medicinales! Si eres un apasionado de la jardinería y te gusta cuidar tu salud de forma natural, este artículo es para ti. Hoy te vamos a enseñar todo lo que necesitas saber sobre las plantas medicinales que puedes cultivar en tu propio jardín.

En este artículo, descubrirás las mejores plantas medicinales para cultivar en tu casa, sus beneficios para la salud, cómo cuidarlas y cómo preparar remedios naturales con ellas. 

No sólo podrás disfrutar de un jardín hermoso, sino también cuidar de tu cuerpo y mente de forma natural. ¿!

las mejores plantas medicinales

Las mejores plantas medicinales

Aloe vera

Es una de las plantas medicinales más conocidas y utilizadas en todo el mundo. Esta planta suculenta es muy fácil de cultivar y es ideal para tratar quemaduras, heridas, inflamaciones y problemas de la piel en general. Tiene propiedades antibacterianas, antifúngicas y antiinflamatorias.

Manzanilla

La manzanilla es otra planta medicinal muy popular. Es ideal para tratar problemas digestivos, como el dolor de estómago, la indigestión y la diarrea. Se utiliza comúnmente para aliviar los trastornos del sueño, la ansiedad, los problemas digestivos y las irritaciones cutáneas. 

Puedes cultivar manzanilla en tu jardín en una zona soleada y bien drenada. Sus flores blancas y amarillas tienen un aroma agradable y son utilizadas para hacer infusiones, tés medicinales o productos para el cuidado de la piel.

Menta

La menta es una planta medicinal con propiedades digestivas, antiespasmódicas y analgésicas. Es ideal para tratar problemas de estómago, como la acidez y los gases. 

Comúnmente es utilizada en la cocina como hierba aromática, pero también tiene propiedades medicinales. También es conocida por aliviar los problemas digestivos, mejorar la respiración y calmar la piel irritada. 

Puedes cultivar menta en tu jardín en una zona sombreada o parcialmente soleada. Sus hojas fragantes son utilizadas para hacer infusiones, aceites esenciales o productos para el cuidado bucal.

Romero

El romero es una planta medicinal con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y analgésicas. Es ideal para tratar dolores musculares, reumatismo, artritis y problemas respiratorios, como la bronquitis y el asma. 

También es conocido por mejorar la memoria, aliviar los dolores musculares y articulares, y estimular el sistema inmunológico.

Lavanda

La lavanda es una planta medicinal con propiedades relajantes y sedantes. Es utilizada comúnmente en la aromaterapia y en la fabricación de productos cosméticos y de cuidado personal.

Tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antidepresivas, por ende, es ideal para tratar el insomnio, la ansiedad, la depresión y el estrés. Su aroma floral y relajante es ideal para mejorar el estado de ánimo.

Hierbabuena

La hierbabuena es una planta medicinal con propiedades digestivas y expectorantes. Ideal para tratar problemas de estómago, como la indigestión, así como problemas respiratorios, como el resfriado y la tos. El aroma de la misma es ideal para tratar dolores de cabeza.

Caléndula

La caléndula es una planta medicinal con propiedades antiinflamatorias, cicatrizantes y antisépticas. Sirve para tratar heridas, quemaduras, inflamaciones y problemas de la piel en general. También son utilizadas para hacer infusiones, aceites medicinales o cremas para el cuidado de la piel.

Salvia

La salvia es una planta medicinal con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y analgésicas. Se ha utilizado tradicionalmente para tratar problemas digestivos, como la indigestión y la diarrea. 

También trata dolores musculares, problemas digestivos y problemas respiratorios, como la bronquitis y el asma, y puede ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo, lo que puede ser útil en el tratamiento de ciertas condiciones, como la artritis.

Ortiga

La ortiga es una planta medicinal con propiedades diuréticas, antiinflamatorias y antioxidantes. Es ideal para tratar problemas urinarios, como la retención de líquidos y las infecciones del tracto urinario. 

Milenrama

La milenrama es una planta con propiedades hemostáticas. Con ella se pueden tratar heridas, cortes y hemorragias. También se ha utilizado tradicionalmente para tratar problemas menstruales y problemas digestivos.

Echinacea

La echinacea es una planta que tiene propiedades estimulantes del sistema inmunológico. Fortalece el sistema inmunológico y previene resfriados y gripes. También se ha utilizado para tratar infecciones respiratorias y problemas de piel.

Hibisco

El hibisco al igual que la ortiga contiene antioxidantes, diuréticos y antiinflamatorios. Puede tratar problemas de presión arterial, retención de líquidos y problemas urinarios. Es ideal para preparar infusiones y bebidas saludables.

Boldo

El boldo es una planta digestiva, hepatoprotectoras y antioxidantes. Ayuda a aliviar malestares de hígado, como la indigestión, los cólicos y la inflamación hepática. También se ha utilizado para tratar problemas de vesícula biliar y mejorar la digestión en general.

Valeriana

La valeriana es una planta medicinal con propiedades sedantes, relajantes y ansiolíticas. Es ideal para tratar el insomnio, la ansiedad y el estrés. También se ha utilizado para tratar problemas de digestión, como la acidez y los espasmos gastrointestinales.

Puedes cultivar valeriana en tu jardín en una zona sombreada y húmeda. Son utilizadas para hacer infusiones, tinturas o cápsulas para uso medicinal.

Pasiflora

La pasiflora es una planta con propiedades sedantes, ansiolíticas y antiespasmódicas. Sirve para combatir el insomnio, la ansiedad, los problemas de sueño y los espasmos musculares. Se pueden preparar infusiones y bebidas relajantes.

Plantas medicinales para cultivar en casa

Cómo cuidar las plantas medicinales en tu jardín

Ahora que conoces algunas de las mejores plantas medicinales para cultivar en tu jardín, es importante saber cómo cuidarlas adecuadamente para asegurarte de obtener los mejores resultados. 

Aquí te ofrecemos algunos consejos para cuidar tus plantas medicinales:

Elección del lugar adecuado

Es importante elegir el lugar adecuado en tu jardín para cultivar tus plantas medicinales. La mayoría de estas plantas prefieren lugares con buena exposición al sol, suelos bien drenados y protegidos de fuertes vientos. 

Asegúrate de investigar las necesidades específicas de cada planta antes de plantarla y elige el lugar adecuado en tu jardín en consecuencia.

Preparación del suelo

El suelo es un factor clave en el cultivo de plantas medicinales. Es importante que el suelo esté suelto, bien drenado y enriquecido con materia orgánica. Puedes hacerlo añadiendo compost, humus de lombriz o abono orgánico al suelo. 

La lavanda y la salvia, prefieren suelos ligeramente alcalinos, por lo que puedes ajustar el pH del suelo si es necesario.

Riego adecuado

En general, es importante regarlas regularmente, pero evitando encharcar el suelo, ya que muchas plantas medicinales no toleran el exceso de humedad. 

El riego por goteo o la utilización de bandejas de autorriego pueden ser buenas opciones para asegurar un riego adecuado y evitar el encharcamiento.

Control de plagas y enfermedades

El control de plagas y enfermedades es esencial para mantener tus plantas

sanas y fuertes.

Puedes utilizar métodos orgánicos, como el uso de insecticidas y fungicidas naturales, o métodos preventivos, como la rotación de cultivos y la eliminación de plantas infectadas. 

También puedes utilizar plantas compañeras, que son plantas que ayudan a repeler o atraer a insectos beneficiosos, para mantener el equilibrio en tu jardín. 

Mantén un ojo vigilante en tus plantas y actúa rápidamente si detectas signos de plagas o enfermedades.

Podas regulares

Las podas regulares son importantes para mantener el crecimiento y la salud de tus plantas medicinales. 

Puedes realizar podas de formación para darle forma a la planta, eliminar ramas muertas o dañadas, y promover la ramificación y la floración. 

También puedes realizar podas de rejuvenecimiento para eliminar las partes más viejas de la planta y estimular un nuevo crecimiento. 

Asegúrate de utilizar herramientas limpias y afiladas para evitar la propagación de enfermedades.

Fertilización adecuada

Puedes utilizar fertilizantes orgánicos, como el compost o el estiércol, para enriquecer el suelo y proporcionar los nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas. 

Es importante seguir las recomendaciones específicas de cada planta en cuanto a la cantidad y el tipo de fertilizante a utilizar, ya que un exceso de nutrientes puede ser perjudicial para algunas plantas medicinales.

Protección contra condiciones climáticas extremas

Las condiciones climáticas extremas, como las heladas, las olas de calor o las fuertes lluvias, pueden afectar negativamente a tus plantas. 

Es importante protegerlas adecuadamente para evitar daños. Una de las formas para evitar los climas extremos es con la ayuda de coberturas de protección, como mantas térmicas, mallas de sombreo o invernaderos, para proteger tus plantas durante condiciones climáticas adversas. 

Si tienes tus plantas en macetas puedes moverlas a un lugar más protegido o cubrirlas con plástico o tela cuando se pronostican condiciones climáticas extremas.

Cosecha y almacenamiento

La mayoría de las plantas medicinales se cosechan en su punto máximo de concentración de principios activos, que es cuando tienen el mayor valor medicinal. Puedes cosechar las hojas, flores, tallos o raíces, según la planta y la parte utilizada con fines medicinales. 

Asegúrate de utilizar herramientas limpias y afiladas para evitar la contaminación de las plantas. 

Después de la cosecha, es importante almacenarlas adecuadamente para mantener su calidad y potencia medicinal. 

Puedes secar las plantas en un lugar oscuro y bien ventilado, y luego almacenarlas en recipientes herméticos, protegidos de la luz y la humedad.

Propagación de plantas medicinales

Además de la compra de semillas o plantas de vivero, también puedes propagar tus propias plantas a partir de semillas, esquejes o división de plantas. La propagación te permite tener un mayor control sobre la calidad y la genética de tus plantas medicinales, y también puede ser una forma económica de obtener nuevas plantas. 

Puedes investigar y aprender sobre los diferentes métodos de propagación para cada planta medicinal específica que deseas cultivar.

Estas son solo algunas de las muchas plantas medicinales que puedes cultivar en tu jardín. Recuerda investigar y aprender sobre las necesidades específicas de cada planta, incluyendo el suelo, la luz y el agua, para asegurarte de que crezcan sanas y fuertes. 

Siempre consulta con un profesional de la salud o un herbolario antes de utilizar plantas medicinales con fines curativos, para asegurarte de que sean seguras y adecuadas para tu situación de salud. ¡Disfruta de los beneficios naturales de las plantas medicinales en tu propio jardín!

¿Sabías que puedes encontrar todas estas plantas y mucho más en nuestra tienda online?
Descubre todo nuestro catálogo online y recibe a los pocos días en la comodidad de tu hogar.
Compartir esta publicación:
Tiempo de Lectura: 7 minutos
Tal vez pueda interesarte
Carrito de la compra 0
image/svg+xml

No tienes ningún producto en tu carrito

Seguir comprando